Sobre el futuro de la historia

La intención comunicativa de este blog sigue vive viva.  Hoy, sobre un tema de altos vuelos. Y, ante todo, con un sentimiento de gratitud hacia muchas personas, por la acogida que han dispensado al portal en el que se ubica entretiempos.

Los filósofos, sociólogos y críticos literarios postmodernos (más algunos pocos historiadores) han planteado, sobre todo desde fines del decenio de 1960, un serio desafío a las certezas sobre la historia (como proceso y escritura) que han dominado el panorama cultural en Occidente desde la Ilustración. Eso lo hemos aprendido, al menos casi todos los hispanohablantes, zizagueando con dificultad en un intrincado bosque de autores, textos arduos y propuestas interpretativas. Pero la relación de éstas con su(s) contexto(s), el sentido de conjunto y las ideas fuerza del nuevo clima cultural nos resultaban elusivas y un  tanto abstrusas. Parecía que la trama (o las claves) de ese aparente caos o bien se nos ocultaba o se nos explicaba demasiado sumariamente. Es cierto que ya disponíamos de algunas buenas panorámicas sobre las tendencias historiográficas del siglo XX en que se abordaba este tema en páginas clarificadoras, necesariamente breves, debidas, por ejemplo a Georg Iggers y a Jaume Aurell.

Ahora se acaba de publicar un estudio fascinante, amplio y bastante bien trabado, en que que se revisa y piensa a fondo, como tema central, Sobre el futuro de la historia: El desafío posmodernista y sus consecuencias. Tal es el título (traducción del original inglés de 2003) del libro editado, con sentido de la oportunidad, por las Publicacions de la Universidad de Valencia. Un óleo de Willem de Kooning de 1976 en la cubierta le presta a esta obra un atractivo suplementario. El autor del estudio es un reconocido especialista en historia de la historiografía, Ernst Breisach, de origen austríaco, afincado en los Estados Unidos y hoy catedrático emérito en la Western Michigan University.

No pretendo hacer una reseña académica. Estas líneas quieren ser únicamente una invitación a la lectura del libro. Quizás quienes accedan a ellas compartan mi impresión final. El libro de Breisach desemboca en una sensata, medida y erudita apología de la historiografía. Pero sólo tras un diálogo que toma en serio, tamiza y nos explica, contextualizándolas, las argumentaciones que han aducido las distintas variantes del postmmodernismo (incluidas las de sus precursores). Unas argumentaciones que constituían (y constituyen) en buena parte una impugnación de la relevancia intelectual de la historia. Aunque no sean posturas totalmente nuevas. Ya Peter Burke, en un texto recogido en este portal, se había ocupado de esta crisis del siglo XX comparándola con otra análoga del siglo XVII.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: